Pagos sin efectivo: un legado de las Olimpiadas para los turistas

Cargar con el monedero para hacer compras ya no es necesario en el Río olímpico, donde los medios alternativos de pago, desde las tarjetas a los anillos y pulseras, se han multiplicado y tienen vocación de quedarse como un legado de los Juegos.

La cita olímpica de Río ha estrenado una amplia variedad de medios de pago electrónicos y entre los más llamativos figuran los anillos, pulseras, relojes y teléfonos móviles, conocidos como los «wearables» (fáciles de llevar) de la compañía Visa, patrocinadora de los Juegos Olímpicos desde hace 30 años.

La experiencia no solo se limitará a la cita olímpica porque este tipo de acontecimientos generan un efecto «residual», dijo, citado por EFE, Eduardo Coello, director general de Visa para América Latina y el Caribe (LAC),

La vocación es que estos sistemas de pago electrónico se consoliden y se multipliquen en Brasil después de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos.

El sistema ofrece una «percepción de seguridad en las transacciones que beneficia tanto al cliente como al vendedor» y que «favorece un mayor control para los negocios», agregó el ejecutivo.

La consolidación de la infraestructura de medios de pago electrónicos en Brasil convierte al país en un buen candidato para desarrollar el proceso, explica el directivo de Visa. «La infraestructura de aceptación de tarjetas con chip es del 100 por cien en Brasil y los pagos son seguros», indicó.

Más de dos millones de terminales en todo el país funcionan con esta tecnología, también utilizada en unos 4.000 puntos del Parque Olímpico, donde Visa es la única tarjeta aceptada.