En busca de nuevos visitantes, Río de Janeiro quiere impulsar el turismo LGBT

El estatal Instituto Brasileño de Turismo (Embratur) quiere darle un impulso a la ciudad de Rio de Janeiro como plataforma del turismo LGBT, a través de la participación en ferias y la promoción de eventos internacionales de turismo.

Según el presidente de Embratur, Vinicius Lummertz, el segmento LGBT muestra un gasto per cápita de un promedio tres veces más alto que otros públicos. «El público integrado por lesbianas, gays, bisexuales y transexuales es considerado uno de los más atractivos para el mercado turístico y mueve miles de millones de dólares cada año. Centrado en este potencial, el Instituto apoya y lleva a cabo acciones para atraer a más turistas a los destinos brasileños «, dijo Lummertz.

De acuerdo con el Ministerio de Turismo, los turistas LGBT viajan cuatro veces más que otros públicos. Además, gastan 30% más, moviendo el 15% de los ingresos del sector. Según Embratur, con la realización de más de 180 desfiles de las personas LGBT por año, el país ofrece una variada oferta para el segmento en un entorno tranquilo y respetuoso. En los últimos años, Brasil ha avanzado en su legislación relativa al reconocimiento y la protección de los derechos para Lesbianas, Gays, Bisexuales y personas Transgénero (LGBT).

Rio de Janeiro se destaca por la ausencia de límites marcados entre zonas homosexuales y heterosexuales: turistas y cariocas, cualquiera sea su preferencia sexual, conviven mayoritariamente en armonía y libertad. Por ello y consciente de la positiva repercusión económica que tiene para las ciudades convertirlas en destinos turísticos de este tipo, el gobierno de Brasil realiza cada vez más esfuerzo en lograr que sus localidades se conviertan en referentes.

Hablar de turismo gay en Rio de Janeiro es hablar de Ipanema, el barrio de la zona sur donde se concentran los puntos de encuentro (playas, bares, cines, teatros y tiendas) dedicados especialmente a la comunidad. En Copacabana y otros barrios también surgen opciones interesantes.

El eje de las actividades es la calle Farme de Amoedo, considerado el punto gay por excelencia de Ipanema, un ámbito ideal para conocer gente e interactuar con los cariocas con el océano como telón de fondo. Las parejas de gays y lesbianas encuentran en la Playa Farme, un espacio confortable para expresarse su afecto abierta y libremente. La playa se distingue enseguida por la cantidad de banderas de arcoíris que la enmarcan, si bien es abierta también a la comunidad heterosexual.

Otro punto gay friendly de Ipanema es frente al «Coqueirão”, el más alto cocotero cerca del puesto de salvavidas 8. Al ser una playa de carácter más mixto, es un ambiente ideal para hacer amigos.

En Copacabana, la escena gay tiene lugar en la playa conocida como Bolsa, justo frente al Hotel Copacabana Palace. La playa es popular entre hombres homosexuales y la comunidad transexual.

En Barra da Tijuca, hay un reducto concurrido por el turismo gay, denominado “Reserva” y ubicado al final de la playa, entre la Barra y el Recreio, frente al número 13.500 de la Avenida Sernambetiba. Se trata de una zona aislada, tranquila y desprejuiciada, donde suele verse parejas gays disfrutando frente al mar.

Otro sitio de gran interés es el barrio de Lapa, antiguo vecindario gay ubicado en el centro de la ciudad. Además de los Arcos de Lapa, insignia arquitectónica del siglo XVIII, la zona es conocida por su vibrante y bohemia vida nocturna con alternativas para todos los públicos, sobre todo en la calle Joaquim Silva.