Olinda: el Carnaval callejero que seduce a pernambucanos y visitantes extranjeros

Desde la noche del viernes (24) el carnaval de Olinda, un municipio de raigambre colonial situado en Pernambuco, capital de Recife, despliega su brillo ante miles de visitantes locales e internacionales.

La euforia y la alegría de una multitud de tuvieron como escenario el conocido Marco Zero –Zona Cero- en ese barrio de Recife. Este ya famoso y reconocido evento contó con la presencia de muchos turistas europeos, como Kaat Mendonck y su marido Ene Keymis, que vinieron desde Bélgica a disfrutarlo. El belga confesó a la Agencia Brasil que estaba embelesado con la presentación de las naciones del Maracatú Naçao (también conocido como Maracatú de baque virado) y destacó su carácter multicultural.

«Es sorprendente cómo se muestra la cultura africana en el escenario, así como la marca indígena brasileña», dijo Kaat referencia al bloco de Caboclinhos Carijós, uno de las comparsas homenajeadas del carnaval de Recife este año.

También la administradora Mercia Barbos, quien no se pierde el evento desde hacediez años, relató que lo que atrae de este carnaval es la fiesta en la calle. «El Carnaval de Recife es increíble por su buena energía. Hay gente en todos los rincones, en todas partes, colmando la calle. Es por eso que el carnaval aquí es tan bueno», señaló

El domingo (26) más de cien blocos (comparsas) y agrupaciones se congregaron en distintos escenarios dispuestos a lo largo de Olinda. Al mediodía, también en el Alto da Sé, se presentaron varios conjuntos musicales y hubo una concentración en el Largo de Bonfim.

También se rindió homenaje al artista Almir Rouche, uno de los principales referentes del grupo de Carnaval más grande del mundo, Galo da Madrugada, quien en su carrera como solista ha desarrollado un extenso y rico repertorio de ritmos regionales, como el forró, coco, maracatú, ciranda y caboclinho.