Por seguridad, la ciudad de Río de Janeiro podría seguir militarizada hasta 2018

El presidente Michel Temer se reunió con los comandantes de las fuerzas militares que desde el viernes patrullan Río de Janeiro, y aseguró que la operación podría extenderse hasta 2018 porque ya empezó a arrojar resultados positivos.Dos días después de firmar el decreto que autorizó la participación de hasta 10.240 miembros de las Fuerzas Armadas y tropas federales en operaciones de seguridad pública en Río de Janeiro, el domingo (30), Temer hizo breve una visita a la ciudad para inspeccionar los trabajos y sobrevolar las áreas en la cual están actuando los soldados.

Según el Instituto de Seguridad Pública de la Secretaría de Seguridad del Estado de Rio de Janeiro, sólo en mayo hubo 424 víctimas de homicidio doloso (cuando hay intención de matar) en el estado, casi 15% más que en el mismo período de 2016. En los cinco primeros meses del añ0 2.329 v´ctimas, 10,9% más que en 2016.

La intervención militar fue solicitada por las autoridades regionales ante la actual crisis financiera que impide a la gobernación contratar más policías o el pago de horas extras. El gobierno local ha debido retrasar el pago de salarios por la situación fiscal del estado.

La participación de los militares en tareas de vigilancia forma parte del Plan Nacional de Seguridad anunciado el viernes y que prevé que, hasta diciembre de 2018, la seguridad en la ciudad sea reforzada por 8.500 miembros de las Fuerzas Armadas, 620 de la Fuerza Nacional de Seguridad (cuerpo de elite integrado por agentes de todo el país), 380 de la Policía Federal de Rutas y 740 agentes de fuerzas locales.