Justicia liberó a policía acusado de matar a una turista española en Río de Janeiro

Un tribunal de justicia brasileño concedió la libertad provisional al teniente de la Policía Militarizada apuntado como el autor del disparo que mató ayer a la turista española María Esperanza Jiménez en la favela de Rocinha de Rio de Janeiro, mientras espera el juicio por “homicidio calificado”, informaron fuentes oficiales el martes (24).

El tribunal de justicia de Río de Janeiro determinó la libertad del teniente Davi dos Santos Ribeiro, de 30 años, tras una audiencia en la cual el juez consideró que el acusado “no es una amenaza” para eventuales testigos y además posee una “hoja de servicios ejemplar”.

El teniente fue detenido el mismo martes, tras prestar declaración durante la madrugada, y trasladado a prisión a la espera de juicio. La División de Homicidios de la Policía Civil había pedido la prisión preventiva de Dos Santos Ribeiro al ser considerado el autor del disparo que segó la vida de la turista española.

De 67 años, y natural del Puerto de Santa María (Cádiz), Jiménez murió el lunes (23) tras recibir un tiro en el cuello cuando estaba en un vehículo transitando por le barrio de Rocinha en compañía de su hermano, su cuñada, una guía brasileña y el conductor del auto.
La versión inicial de la Policía Militar apuntó a que el vehículo se saltó un control policial y no respetó la orden de parar, pero todos los ocupantes del vehículo coinciden en que no hubo señal para que se detuvieran. Los españoles llegaron a la favela después de haber contratado un paquete en una agencia de turismo, pero aseguraron ante las autoridades que no fueron alertados por la empresa sobre los riegos del paseo.

El teniente estaba con otro oficial y un soldado de la Policía Militarizada que dio un tiro al aire y responderá, en libertad, por el crimen militar de disparo de arma de fuego. La Policía Civil aprehendió la arma del teniente y la del soldado, que pasarán por una pericia.

La favela de Rocinha, que tiene unos 60.000 habitantes, vive desde hace semanas enfrentamientos entre bandas rivales del tráfico de drogas, que el gobierno fluminense ha intentado sofocar con un aumento de la presencia policial.