Luego de un año récord en la llegada de extranjeros, Brasil quiere triplicar la facturación del turismo

Un día después del anuncio de que 2017 fue un año récord en recepción de turistas extranjeros, el Ministerio de Turismo lanzó un proyecto para que el sector sea un motor de la economía. Las cifras y objetivos son más que ambiciosos.

Redacción de RB._Brasil recibió en 2017 un total de 6.588.770 turistas extranjeros, la mayor cantidad de visitantes internacionales de toda su historia. La cantidad de visitantes internacionales que llegaron a Brasil el año pasado aumentó 11% en comparación con 2016, pese a que no se celebraron grandes eventos como sucedió en 2016 con las Olimpíadas de Río de Janeiro y en 2014 con el Mundial de Fútbol.

El porcentaje representó un incremento de casi 400.000 turistas extranjeros ante el 2016, según datos de la Policía Federal y el Ministerio de Turismo. El flujo creció principalmente por el aumento de viajeros desde países de América del Sur, de donde provino un 62,4% de los visitantes extranjeros que llegaron a Brasil; los argentinos fueron los visitantes más fieles, con 40% del total.

Tras la divulgación de esos datos por parte del Entre Brasileño de Turismo, Embratur, el Ministerio de Turismo anunció el lanzamiento de un Plan Nacional de Turismo. El objetivo es poner en práctica acciones que hasta 2022 permitan la creación de dos millones de empleos en el sector turístico, triplicar la facturación del sector y duplicar el número de personas que viajan dentro de Brasil y aquellos que llegan al país desde el extranjero.

El turismo fue responsable el año pasado por el 8,5% del Producto Interno Bruto (PIB) brasileño, con un aporte de US $ 152.200 millones a la economía doméstica.

«Tenemos en manos un instrumento que dirige políticas efectivas, orienta a los gestores sobre las prioridades del sector y trae metas factibles para que Brasil se convierta en una potencia mundial en el mercado de viajes», afirmó el ministro de Turismo, Marx Beltrão, en un comunicado divulgado el martes (27) .

Potencial por explotar

Las autoridades brasileñas estiman que el sector turístico está todavía muy lejos de sus potencialidades. Un informe del Foro Económico Mundial de 2017, muestra que Brasil es considerado el número uno entre 136 países en diversidad de recursos naturales, además de destacar como 8º clasificado en el ítem recursos culturales.

A pesar de las ventajas comparativas, el país está todavía muy atrás en parámetros como ambiente de negocios (129º), priorización del sector (109º), seguridad (106º), recursos humanos (93º) y apertura internacional (66º). A causa de eventos internacionales como la Copa Mundial de la FIFA 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016, Brasil ha mejorado su infraestructura aeroportuaria y los servicios turísticos, que ya figuran entre los 40 mejores del mundo, pero aún se necesita más, estima el gobierno.

Sólo el año pasado, el turismo atrajo a más de 1.300 millones de personas en todo el mundo; generó 292 millones de empleos y movió 7.600 millones de dólares. De ese total, Brasil recibió menos del 0,6% de los viajeros y facturó apenas el 0,4% del valor global movido por el sector de viajes.

Una de las metas es prácticamente doblar el número de visitantes extranjeros, y alcanzar los 12 millones en 2022. «En ese sentido, medidas como el aumento de la promoción internacional, de las frecuencias aéreas y la implantación de visados ​​electrónicos para desburocratizar la llegada de extranjeros hacia el país serán fundamentales para ampliar el número de turistas internacionales en Brasil», dice un fragmento del plan.

La idea es aumentar los ingresos generados por los visitantes extranjeros de u$s 6.500 a 19.000 millones en cuatro años. Para ello, una de las iniciativas es ampliar el número de eventos internacionales con sede en el país, ya que el turista de negocios gasta, en promedio, 82 dólares por día, mientras que el turista de ocio desembolsa un valor medio menor, cerca de 61 dólares, según datos de la Organización Mundial del Turismo (OMT). En 2017, Brasil fue el 15º país en número de eventos y convenciones internacionales.

Mercado interno

Los viajes de brasileños dentro del propio país son «el resorte que impulsa el turismo brasileño», según el ministerio. Este volumen representa el 93,5% del PIB generado por el sector, mientras que los viajes internacionales contribuyen con el 6,5%. Sólo en 2016, se realizaron más de 200 millones de viajes dentro del territorio nacional.

A pesar de los números, menos de un tercio de la población (unos 60 millones de personas), viaja por el país. El plan oficial prevé ampliar ese volumen en otros 40 millones de viajeros domésticos. Para ello, una de las medidas previstas es el aumento de la oferta de vuelos y rutas regionales y el estímulo a la regionalización del turismo.

Según el plan del Ministerio de Turismo, la actividad del sector impacta más de cincuenta segmentos de la economía, generando empleo y renta, actualmente, para cerca de siete millones de personas. Las principales generadoras de empleos directos son las actividades relacionadas con la hostelería, agencias de turismo, compañías aéreas, demás tipos de transporte de pasajeros y turistas, además de restaurantes y emprendimientos de ocio.

Con el aumento de los viajes domésticos y del número de turistas internacionales en el país, el mercado de trabajo deberá calentarse, según el gobierno, y llegar a 2022 con un aumento de dos millones de puestos de trabajo en el sector.