Bonito: turismo de aventuras en un paisaje amazónico, con paseos exclusivos e imborrables

 

Bonito Lagoa Misteriosa

Más que un destino de playa y sol, Brasil ofrece infinidad de opciones para el turismo de aventura y fluvial. Los grandes ríos de Mato Grosso do Sul hacen de Bonito el mejor destino para buceo fluvial de Brasil.

Redacción de RB._ Cascadas, cavernas y chapuzones para turistas audaces. Bonito es eso y mucho más. Con apenas 21 mil habitantes, Bonito está situado a 312 kilómetros de Campo Grande, capital del estado de Mato Grosso do Sul, fronterizo con Paraguay y Bolivia. Las atracciones naturales de Bonito han sido descubiertas hace pocos años, por ende la explotación turística es reciente y está muy controlada.

Bonito es uno de los destinos de turismo de aventura que el Ente Brasileño de Turismo, Embratur, quiere promocionar en los países vecinos. Este lunes (4) la presidenta de Embratur, Teté Bezerra, se reunió en Santiago de Chile con el ministro de Turismo de Argentina, Gustavo Santos, en la FIEXPO 2018, como parte de la estrategia conjunta que mantienen ambos países en materia turística.

“Nuestros vecinos argentinos son socios prioritarios en nuestra estrategia de promoción de Brasil como destino turístico Los argentinos ya conocen muy bien nuestras playas, especialmente en el sur del país, pero nuestra intención es diversificar la oferta de destinos y nichos turísticos. Queremos mostrar atractivos de Brasil poco explorados por ellos, como Bonito, que es uno de nuestros principales destinos de ecoturismo y de turismo de aventura”, dijo la presidenta de Embratur.

Radical y exclusivo

En Bonito, los visitantes pueden sumergirse en la naciente cristalina de los ríos Baia Bonita y Sucurí -conocidos acuarios naturales- para nadar junto a peces de colores. También hacer paseos en boyas (un equivalente al culipatín, pero en el agua), o bajar a cavernas subterráneas para bucear, luego de hacer un trecho del camino a rapel.

¿Demasiado radical? Depende de quién opine, pero el público que viaja a Bonito es heterogéneo: familias, parejas y grupos de amigos. La aventura, eso sí, está garantizada con un menú que incluye rafting, flotación en pequeños lagos naturales, arborismo, cascadas, grutas y chapuzones en aguas cristalinas. Los paseos son organizados por agencias especializadas, ya que las autoridades no permiten la circulación de turistas solitarios en ciertas atracciones, y suelen ser más costosos (y exclusivos) que los tours promedio.

La gastronomía amazónica de la ciudad será un desafío adicional (la carne de jacaré suele ser parte de los menúes), y en julio se celebra un festival de invierno con artes escénicas y música, que atrae cada año a unos 30 mil visitantes.

 

O Parque Ecológico Rio Formoso é um conjunto harmonioso de receptivo e lagoa, cujo passeio de ecoturismo tem as opções de trilha, flutuação, mergulho e cavalgada. A trilha na mata ciliar do Rio Formoso percorre cerca de 1.800 metros até a chegada ao rio, onde através de flutuação ou mergulho pode-se observar diversos tipos de peixes, troncos submersos e vegetação aquática, proporcionando um intenso contato com a natureza. Bonito (MS). Foto: Werner Zotz

Atracciones imperdibles: Abismo Anhumas

Es una de las mayores cuevas sumergidas de Brasil, descubierta en la década de 1970 por un campesino. La primera parte de la actividad es un descenso de tres metros, con técnica de rapel, por una estrecha hendidura en el suelo. Después, la ranura se ensancha, y se divisa un gigantesco cráter: serán 72 metros de rapel hasta llegar al lago cristalino, donde se puede hacer buceo entre unos pocos elegidos. Al paseo bajan sólo dos grupos de ocho personas por día, uno por la mañana y otro por la tarde, con la compañía de seis monitores. No es un paseo barato, pero además de exclusivo es inolvidable: los enormes conos de sedimentación calcárea que hay en la gruta (llegan a tener 20 metros de altura) se divisan aún más imponentes debajo del agua. El paseo dura de tres a cuatro horas, y la mejor luz para descubrir la gruta es la de sol de la mañana, hasta las 13 horas inclusive.

Gruta del Lago Azul

Es considerada patrimonio nacional por el gobierno de Brasil. Plagada de estalactitas y estalagmitas, la gruta tiene un lago de un azul tan profundo que parece una ilusión óptica. En realidad el agua es cristalina, pero el efecto del sol dentro de la caverna, sumado a la composición del agua, rica en calcio y magnesio, son los responsables del efecto final. Los cuidadores de la gruta imponen límites estrictos en la cantidad de visitantes (300 por día, divididos en cuatro grupos), y se llega a ella a través de más de 290 escalinatas. Para evitar el impacto ambiental de la presencia de los turistas, no es permitido bañarse en el lago, en cuyos 87 metros de profundidad se han encontrado valiosos restos arqueológicos y fósiles.

Boca da Onça

Con 157 metros de altura, Boca da Onça en la mayor cascada de Mato Grosso do Sul. Ubicada a 65 kilómetros del centro de Bonito, el camino para llegar a la cascada mayor está lleno de pequeñas caídas de agua y cascadas. La caminata toma no menos de 40 minutos, con derecho a una aventura adicional: el cañón (en Brasil le dirán canyon, en inglés) del Río Salobra, ofrece una vista espléndida a quienes se animan a una ladera de 90 metros de altura a rapel. Las vistas y visitas a las cascadas son inolvidables y bien merecen el disfrute, porque el regreso insume otros 40 minutos de caminata o unos mil escalones, para elegir.

Más información:

http://visitbrasil.com/pt/destinos/bonito.html

http://www.turismo.bonito.ms.gov.br/fotos-videos/videos/conheca-bonito

Home