Porto Alegre y Gramado: en el sur de Brasil ya empezó la Navidad

El Estado de Río Grande do Sul es un destino ideal para visitar durante la primavera. Su buen clima, la oferta recreativa que ofrece Porto Alegre y la cercanía con la ciudad de Gramado, permiten disfrutar la mejor oferta cultural urbana y paisajes ideales de la Sierra Gaucha.

Porto Alegre, la metrópoli cultural del sur brasileño

La capital gaúcha depara a sus visitantes el esplendor de su paisajismo, interesantes muestras de arquitectura bávara y una vibrante vida cultural: más de 50 museos y memoriales, 30 centros culturales y 30 teatros, a menos de dos horas de avión de Buenos Aires.

En un recorrido de dos días se puede incluir la Catedral Metropolitana, -cuyo estilo arquitectónico está inspirado en el renacimiento italiano- y el Gasómetro, una central termoeléctrica antigua que se transformó en un centro cultural de grandes dimensiones. Para conocer la historia del lugar, el Memorial de Rio Grande do Sul ofrece un gran acervo sobre y degustación de vinos gaúchos.

La foto imperdible será en los corredores de la Casa de Cultura Mário Quintana, un palacete rosa que fue un hotel de lujo en las primeras décadas del siglo XX. Por el centro, se puede disponer de unas horas para hacer compras en la Calle de la Playa y pasear por el Río Guaíba, todo un espectáculo al atardecer, cuando los barcos encienden sus primeras luces.

Porto Alegre es una de las ciudades más arborizadas del país. El Parque Farroupilha, más conocido como Parque da Redenção, es uno de sus oasis. El espacio tiene 40 hectáreas de jardines, campos para la práctica de deportes, parques infantiles y cafés a las orillas de un lago artificial.

En la Ciudad Baja se concentra la mayoría de los bares, casas nocturnas, chocolaterías y las típicas «churrascarías», donde el sistema de asado de las carnes difiere del usado en la Argentina.

Para movilizarse se pueden alquilar bicicletas en diferentes puntos de la ciudad, utilizando la aplicación Bike POA, disponible en portugués, inglés y español. Porto Alegre, además de vuelos locales internacionales, también es un hub rodoviario, con micros que llegan desde países limítrofes.

Más información del destino:

http://visitbrasil.com/pt/destinos/porto-alegre.html

 

Gramado, arquitectura europea y la Navidad más larga del mundo

A 120 km de Porto Alegre está la ciudad de Gramado, un enclave vitivinícola volcado hacia el turismo, más parecido a una aldea europea en medio de montañas y cascadas. Legado de la inmigración alemana e italiana, esta pequeña ciudad se caracteriza por los canteros de flores en cada rincón y una temperatura fresca, pero nunca extrema.

Gramado tiene 36 mil habitantes, pero llega a recibir más de 2, 5 millones de visitantes por año. Siendo una de las ciudades más célebres de la «sierra gaúcha», es también generosa en su oferta gastronómica, que incluye reminiscencias alemananas e italianas, además de degustaciones de vinos en bodegas. Uno de sus destinos ineludibles es el Museo del Chocolate, el MiniMundo (con representaciones de los principales hitos arquitectónicos del globo terráqueo hechos a escala) y la Iglesia del Reloj. El clima ameno favorece la oferta de spas y atracciones de agroturismo ideales para toda la familia.

Desde hace más de tres décadas esta ciudad, considerada una “pequeña Suiza” por su microclima, celebra un extenso calendario de fiestas navideñas. Desde finales de octubre y hasta enero de 2020, se llevará a cabo el festival internacional “Navidad Luz”, con más de 500 atracciones. Gramado se convierte así en un parque temático, con todas sus calles decoradas con cientos de miles de luces, guirnaldas y árboles navideños. Conciertos, desfiles, recitales y obras de teatro a cielo abierto forman parte del espectáculo cuyo objetivo es que los visitantes vuelvan a creer en la magia de la Navidad.

La abundante naturaleza y cascadas de su geografía permiten a los turistas la práctica de navegación a pedal, trekking, mountain bike, canyoning y tirolesa. Se puede visitar el Lago Negro, con un paseo florido que lo rodea, y el Zoo, con más de 200 mil km cuadrados y 1.200 animales. Y también el Parque Le Jardín, concentrado en el cultivo de la lavanda, dominando el paisaje con su característico colorido.

Para finalizar la visita el Museo del Perfume, con la muestra de casi 500 clásicos de la perfumería internacional, y el Café Colonial, con expresiones de la vida alemana, ofrecen la posibilidad de retratarse en dos de los más hermosos escenarios para quienes gusten compartir en sus redes sociales las memorias de sus paseos.

Más información:

http://visitbrasil.com/pt/destinos/gramado.html

Créditos de las imágenes: Renato Soares (Embratur) / Cleiton Thiele, Secretaría de Turismo de Gramado