El Carnaval de Brasil, alegría y música en todo el territorio

El Carnaval es y será la mayor fiesta de Brasil. Esta celebración de origen romano y que se instaló en América con gran fuerza, impulsada por el mestizaje, ha conseguido en ese país una popularidad que se proyecta a escala global. Brasil es carnaval y los brasileños disfrutan saberse reyes de la alegría. He aquí un breve repaso de los mayores festejos a nivel nacional.

Río de Janeiro: calle y sambódromo

El mayor referente de todos los festejos es el carnaval carioca: el carnaval es una fiesta de verano, en la que cohabitan todas las clases sociales, sea en la calle, sea en el sambódromo. Para los ciudadanos de Río los preparativos se inician al día siguiente que culmina la fiesta. La fiesta comienza cuando el alcalde de Río entrega las llaves de la ciudad al Rey Momo, en una ceremonia oficial, en el Palacio de Gobierno municipal, una tradición que comenzó en la década de 1970 y que significa que a partir de ese día la ciudad es «gobernada» por una autoridad alternativa.

El carnaval del sambódromo es un show global (se transmite a todo el mundo), que convoca a los principales artistas, coreógrafos, escenógrafos del país, cuyas creaciones se muestran un la pasarela del recinto diseñado por el mítico arquitecto Oscar Niemeyer. Los desfiles son una especie de campeonato, con reglas rígidas, donde las escolas de la liga A luchan por mantener su estatus y las de segunda división pelean un lugar para entrar en la liga A. El miércoles de ceniza se anuncia el ganador y la celebración es la excusa para seguir la fiesta. El siguiente fin de semana del Carnaval las tres escolas ganadoras del año desfilan nuevamente en el sambódromo. Las entradas para el show se pueden comprar por Internet, así como los disfraces si uno quiere desfilar en alguna de las escolas.

El carnaval de calle es la otra cara de la fiesta: gratuito y con miles de opciones, es una de las tradiciones más entrañables de la «cidade maravilhosa». La organización gira alrededor de los blocos (comparsas) –alrededor de 500 según la última edición- un multitudinario y avasallante conglomerado de personas que desfilan, gritan, cantan y bailan en diversas zonas de la ciudad al ritmo de los tríos eléctricos, camiones donde van orquestas o equipos de sonido; también hay blocos con música en vivo, que entonan «marchinhas» de Carnaval para rememorar las melodías tradicionales de la fiesta. El calendario de blocos se publica en webs y medios de comunicación, y es obligatorio darle una mirada, porque muchas calles cierran al tránsito para dar paso a los fiesteros, llamados «foliões».

El circuito Recife-Olinda y los muñecos gigantes (Pernambuco)

Esta dupla pernambucana de ciudades constituye un referente mundial del carnaval nordestino. Distinto al carioca, estos festejos tienen dinámicas propias de la cultura de esa región. La ciudad de Olinda es Patrimonio de la Humanidad, nombrada así por la UNESCO por su arquitectura colonial. Allí son famosos los muñecos (bonecos) gigantes detrás de los que una multitud, exaltada y alegre, persigue sus pasos. En Recife, por otra parte, es una experiencia única asistir al desfile del Galo da Madrugada, una gigantesca escultura de un gallo que lidera al mayor bloco (comparsa) del mundo según la marca Guinness, con casi dos millones de participantes bailando el frevo, ritmo típico de la región, que se toca con metales y es muy contagioso.

Salvador, el carnaval más africano (Bahía)

Al igual que el carioca, el pueblo bahiano tiene gran resistencia para celebrar tantos días continuos sus fiestas de carnaval. Aunque en todo el estado las fiestas se dan con gran júbilo, las de Salvador, su capital, tienen un tinte especial por el escenario maravilloso en donde se producen: a la orilla de la playa. El despliegue de los tríos eléctricos constituye la principal expresión musical de las larguísimas jornadas. Cantantes como Ivette Sangalo, Carlinhos Brown o Daniela Mercury han sido consagrados en esos tríos. Miles de personas de todas partes de Brasil y del mundo asisten durante una semana, y cada vez es mayor la inversión y el despliegue para atenderlas. Hay que prepararse para ver las principales agrupaciones hacer sus rituales que manifiestan el sincretismo entre las culturas católicas y la santería africana de los orishas. Las comparsas en Bahía funcionan con un «abadá» o credencial que dan acceso a los shows de artistas más cotizados. El carnaval callejero también reina en otros circuitos del estado.

Sao Paulo también se disfraza y baila

Los paulistas no se quedan atrás a la hora de celebrar. Desde hace unos años las fiestas en Sao Paulo se han transformado en una de las más cuidadas y fastuosas del país y constituyen, junto con  Río y Recife, el tercer carnaval de calle más concurrido. En la actualidad participan unos 500 blocos de calle. La fiesta comienza el fin de semana previo al inicio de los cuatro días de feriado . Dos millones de personas suman el conjunto de los asistentes diarios desde esa fecha. Hay concursos de fantasías, música de las escolas de samba y la participación de celebridades de la televisión, cantantes famosos y hasta deportistas que participan para exhibirse en esa espectacular vitrina. El sambódromo paulista compite es esplendor con el más tradicional sambódromo carioca.

Belo Horizonte: la diversión según los mineros (Minas Gerais)

En Beagá –como se le dice cariñosamente a Belo Horizonte-, la capital del estado de Minas Geráis, el carnaval ha tomado un vuelo inusitado y sorprendente. Casi cuatro millones de personas en total asisten durante los cuatro días de fiestas. Los desfiles oficiales se producen en la Avenida Alfonso Pena, con la participación de blocos tradicionales, cuyos disfraces hacen alusión a la cultura minera. También los barrios más distantes del centro, muestra a los turistas la diversidad de las expresiones musicales, aunque lo que se ha instituido como una banda sonora obligada es la que producen los tríos eléctricos que arrastran, literalmente, multitudes. Lo mejor de todo son los precios, mucho más accesibles que otros destinos más consagrados y cotizados en el país.

Más información:

www.visitbrasil.com

Fotos: Embratur y Fotos Públicas