Apertura del Parque Nacional Iguaçú será un test para el turismo post-COVID

Ubicado entre los territorios de Brasil y Argentina, el monumento natural más célebre de América del Sur reabrió sus puertas al público del lado brasileño. El funcionamiento será una prueba de ensayo y error para otras atracciones turísticas de alta circulación que esperan para retomar la actividad.

El Parque Nacional Iguaçú, una de las atracciones turística más famosas de Brasil, reabrió gradualmente sus puertas el pasado 10 de junio, en coincidencia con el aniversario de la ciudad de Foz do Iguaçu, que celebró 106 años.

El acceso a las cataratas del lado brasileño fue cerrado el 18 de marzo por el Ministerio del Medio Ambiente de Brasil, responsable de los parques nacionales (unidades federales de conservación), y como medida de seguridad para evitar el contagio de Covid-19. Hasta el momento, la ciudad del estado de Paraná ha registrado 200 casos del virus y 3 muertes.

 

Los visitantes están obligados a pasar por controles de temperatura e higienización de calzado, antes de ingresar a sus instalaciones. Las máscaras son de uso obligatorio durante el paseo y las entradas podrán comprarse por vía digital con fecha programada anticipadamente. Los vecinos de 13 localidades cercanas al Parque Nacional podrán acceder a la visita con un descuento de 90% en la entrada, presentado comprobantes de residencia.

Atracciones cercanas como el Parque das Aves también reabrieron el día 10 y la central hidroeléctrica de Itaipú el día 11, ambas limitadas al 30% de su capacidad. El monumento de las tres fronteras (Paraguay, Brasil y Argentina) también reanudó sus actividades de martes a domingo, con capacidad reducida y boletos accesibles con cita previa solo a través de Internet.

Las fronteras de Brasil con Paraguay y Argentina permanecen cerradas hasta nuevo aviso, pero las autoridades brasileñas analizarán las actividades de estas primeras semanas en Iguaçú para usarlas como referencia de funcionamiento para otros monumentos brasileños de alta demanda turística, como el Cristo Redentor, el Pan de Azúcar y algunos museos como Amanhã e Inhotim, cerca de Belo Horizonte.

(Fotos Divulgación Cataratas do Iguaçu S.A)