Sector turístico de Brasil acumula pérdidas cercanas a los u$s 5.000 millones mensuales

Con aviones estacionados, hoteles cerrados o con ocupación mínima y ventas a futuro semiparalizadas, el sector turístico de Brasil ya suma pérdidas de R$ 122 mil millones (alrededor de u$s 23.000 millones) de marzo a junio .  Las previsiones son pesimistas y apuntan a una recuperación plena sólo a partir de 2022.

Según la la Confederación Nacional de Comercio de Bienes, Servicios y Turismo, CNC, que agrupa a las mayores empresas del sector, el sector turístico brasileño -que representa más del 8% del PBI nacional- está trabajando en este momento al 15% de su capacidad. Y sus técnicos estiman que puede tomar hasta 2023 para que el negocio retome el nivel de ingresos previos a la pandemia.

Solo en junio, la Confederación Nacional de Comercio de Bienes, Servicios y Turismo estima que el sector turístico brasileño sumó pérdidas por R$ 34,2 mil millones (u$s 6.452 millones), con una mayor caída de facturación y empleos formales en los segmentos de alojamiento y alimentación. Según cifras del Ministerio de Economía, el turismo eliminó 256.000 empleos formales hasta mayo, sería el sector más afectado por la pandemia y uno de los últimos en recuperarse.

Un estudio realizado por la Fundación Getúlio Vargas en junio, estima que el sector volvería al nivel anterior a la pandemia sólo en el verano de 2022, pero tomaría hasta fines de 2025 para que se recupere de las pérdidas acumuladas durante el bienio 2020 – 2021.

Braztoa, la Asociación Brasileña de Operadores Turísticos, estima que el negocio debería cerrar 2020 con una reducción de ingresos entre 51% y 75%, con pérdidas de R$ 7.650 millones a R$ 11.350 millones, en contraste con los R$ 15.100 millones facturados en todo 2019.