Turismo con visión de género: cinco playas paradisíacas para surfear con amigas

En tiempos de empoderamiento femenino, ha surgido una tendencia de turismo con visión de género. Los surftrips para mujeres ya son una tendencia global y las playas brasileñas están entre las mejor conceptuadas para la práctica de un deporte que tiene varios de sus deportistas en los ratings internacionales.

Con más de siete mil kilómetros de litoral, algunas de las mejores playas del mundo se encuentran en Brasil. Muchas son ideales para practicar el surf, el windsurf y otros deportes marítimos. Además de las dimensiones de las olas, la belleza natural produce una fascinación entre quienes practican estas disciplinas. En los últimos años los viajes temáticos han sido abordados, como en tantas otras prácticas de tiempo libre y recreación, por una mirada de género. En los cuatro puntos cardinales del país hay paraísos que ofrecen a las surfistas las mejores condiciones.

 Cacimba do Padre

Situada en la isla de Fernando de Noronha, en el estado de Pernambuco, esta playa es uno de los mejores lugares para surfear, y ha sido sede inúmeros campeonatos nacionales e internacionales. Esta es la razón de que haya sido bautizada como el “Hawai Brasileño”. Sus olas tubulares permiten un gran desempeño a expertas y un desafío a novatas. Entre diciembre y abril pueden alcanzar hasta cinco metros de altura. Además, la playa está custodiada por el Morro Dois Irmãos, dos gigantescas rocas gemelas que se yerguen desde el agua de forma imponente y en donde es obligatoria la foto con la tabla.

Boca da Barra

Es un hecho comprobado que tiene las olas más altas de Brasil, esas que van hacia la derecha y que son codiciadas por todas las surfistas experimentadas. No hay manera de encontrarle defectos a esta playa, ubicada en Itacaré, a 400 Km de Salvador, la capital bahiana. Podría decirse que, de las opciones, es la más adecuada para deportistas con un gran entrenamiento porque tiene corrientes violentas y también corrientes de reflujo hacia el océano, detalle que se convierte en una dificultad no apta para amateurs.

Praia do Rosa

Esta playa, ubicada en el estado de Santa Catarina, tiene 7 km de extensión y olas perfectas para la práctica del surf. Además, se puede practicar windsurf, pesca deportiva y paseos en barco. Los senderos ecológicos y la topografía local permiten la práctica del excursionismo y de la cabalgata; la belleza de sus cinco lagunas y la posibilidad de avistar ballenas la hace muy singular. Es la única playa brasileña que integra la lista The Most Beatiful Bays in the World.

Itamambuca

En la ciudad de Ubatuba, a 237 km de Sao Paulo, se emplaza esta impresionante playa apta para todas los amantes del surf. Tierra de Adriano Mineirinho, uno de los surfistas brasileños profesionales más laureados. Se le considera la Capital Brasileña del Surf, de modo que es casi obligatorio tenerla en la ruta de esta disciplina porque tiene casi 100 playas aptas para todos los niveles de complejidad y destreza; las de Itamambuca son las más apreciadas por las surfistas expertas por sus olas extensas y poderosas.

 Macumba

Olas constantes y altas durante todo el año es lo que ofrece esta cautivadora playa ubicada al sur de Río de Janeiro, la cidade maravilhosa. Sus condiciones son aptas para las principiantes, pero ofrece desafíos para surfistas más experimentados. El nombre se originó por las ofrendas a Iemanjá que allí se presentaban por los practicantes de las religiones afrobrasileñas. Quien llega hasta allí puede alquilar planchas en los diferentes kioscos y tiendas, además de contar con varias escuelas para mejorar la técnica.