En medio de protestas, Brasilia seguirá en cuarentena total hasta el 15 de marzo

Por decreto del Gobernador Ibaneis Rocha -y a pesar de las críticas del presidente de la República- desde el 28 de febrero se suspendieron clases, eventos, cines, teatro, museos y uso de áreas comunes de condominios residenciales para frenar el crecimiento de los contagios del Covid-19 y prevenir el colapso de la red hospitalaria.

Redacción de RB._ Tras el decreto de lock down no podrán funcionar discotecas, actividades presenciales de las redes educativas públicas y privadas, centros comerciales, ferias, salones de belleza, peluquerías y establecimientos comerciales en general. La medida, sin embargo, excluyó a 32 sectores, entre los cuales se encuentran la venta de comestibles, lavanderías, parques, veterinarias, misas y algunas oficinas públicas.

Los comerciantes del Distrito Federal se han mostrado en desacuerdo con la medida, que en el sector comercial ha tenido un cumplimiento irregular en las primeras horas de implementación.

Hasta el 25 de febrero, el Covid-19 se cobró la vida de más de 251 mil personas en Brasil, donde decenas de ciudades han adoptado medidas de cuarentena estricta después de las celebraciones de navidad y carnaval; éste último no se celebró este año, pero hubo fiestas clandestinas a lo largo de todo el país, reportaron autoridades policiales.

Según el Ministerio de Salud, sólo en las últimas 24 horas murieron más de 1.500 personas y estados de como São Paulo -el más poblado y rico del país- podrían sumarse a la cuarentena, una estrategia que cuenta con la oposición abierta del presidente de la república, Jair Bolsonaro.

Brasil, con sus 210 millones de habitantes, se ha convertido en uno de los epicentros globales de la pandemia y el segundo país con más muertes en el mundo, después de Estados Unidos.