Brasil ejecutará un plan de u$s 1.000 millones para impulsar el turismo

El gobierno federal armó un paquete de estímulo que combina subsidios, créditos, capacitación, unificación de protocolos sanitarios y presencia en ferias internacionales. Tras ser uno de los países más afectados por la pandemia de Covid-19, Brasil desplegó un amplio programa de vacunación y apuesta al resurgir de una actividad que representa 8% de su PBI.

Redacción RB._ Con pérdidas cercanas a los 73.000 millones de dólares para el negocio turístico y la destrucción de unos 474 mil empleos formales a causa de la pandemia en 2020, Brasil buscan impulsar la recuperación del sector a partir del segundo semestre de este año.

De enero a junio, el gobierno brasileño culminó 358 obras de infraestructura turística del norte al sur del país, que incluyen la reforma de costaneras, parques, plazas públicas, iluminación y pavimentación asfáltica, con una inversión de 208,1 millones de reales (casi 42 millones de dólares), una iniciativa que generó 4.500 puestos de trabajo, según información del Ministerio de Turismo.

La inversión en infraestructura forma parte de un paquete de 5 mil millones reales aprobado en mayo de 2020, que creó el Fondo General de Turismo (Fungetur) con el objetivo de preservar puestos de trabajo y empresas turísticas en medio de la pandemia. Se trata de la mayor liberación de fondos federales de la historia para el sector, y se distribuirá un 80% para las pequeñas y microempresas -que conforman 90% del total- y 20% para las de mayor tamaño.

Entre enero y mayo de este año, unos 1.423 emprendimientos turísticos recibieron fondos del Fungetur, con desembolsos superiores a los 403 millones de reales, destinados principalmente a la capitalización de pequeñas empresas y con la creación de 1.441 puestos de trabajo en todo el país como efecto inmediato.

Como parte del paquete de ayuda, el Ministerio de Turismo garantizó la capacitación de más de 3.500 trabajadores en todas las regiones del país, al ofrecer cursos en diversas áreas críticas para la atención de público viajero. También se alcanzó la marca de 28.600 «Sellos de Turismo Responsable», una certificación única que promueve el sector público para el cumplimiento de protocolos sanitarios estandarizados en posadas y hoteles de todo el país.

En junio, el Ministerio de Turismo lanzó el Portal de Inversiones, que reúne un portafolio digital de proyectos que convoca a inversionistas, emprendedores y entidades públicas. Presentado en portugués, inglés y español, el sitio ofrece opciones en los segmentos de aventuras, ecoturismo y eventos, entre otros. El objetivo de esa ronda de negocios virtual es atraer más inversiones al sector turístico doméstico, y ya permitió mapear oportunidades negocios por hasta 23.000 millones de reales.

El Ministerio de Turismo y la Agencia Brasileña de Promoción Turística, EMBRATUR, están volcados a estimular la demanda interna de servicios turísticos, por las limitaciones que impone la pandemia al flujo internacional de viajeros. Pero este mes EMBRATUR retomó sus iniciativas de promoción en mercados internacionales como Japón, Estados Unidos, Canadá, Australia, Chile y Argentina, este último mercado la fuente de casi 40% del total de todos sus turistas extranjeros.

Un recurso a disposición de quienes planifican viajes dentro y hacia Brasil en el futuro cercano es el «Vacunómetro», un mapa interactivo donde todos los estados y municipios del país exponen las cifras de vacunación, en tiempo real, y que puede consultarse en http://conselho.saude.gov.br/vacinometro